Colegio de Licenciados y Profesores en

Letras, Filosofía, Ciencias y Artes Costa Rica

Didáctica de la Historia

Contacte al Autor: Marvin Carvajal Barrantes

I. A manera de introducción
El Dr. Fabián Araya Palacios, académico de la Universidad de La Serena (ULS) de Chile, dirigió en 2011 un curso de capacitación a distancia para profesores de Costa Rica, titulado Metodología de la enseñanza de la Historia, con una duración de un semestre, en el que participaron 90 docentes de diversas regiones educativas.

Este curso contó con el apoyo de Alejandra Barquero Ruiz, entonces Gestora Académica de Estudios Sociales y Educación Cívica del Colegio de Licenciados y Profesores en Letras, Filosofía, Ciencias y Arte (Colypro), y el Departamento de Ciencias Sociales de la ULS de Chile. Un producto interesante de esta labor académica y pedagógica lo constituye el libro publicado por la Editorial de la ULS, Didáctica de la Historia. Experiencias para el desarrollo del pensamiento temporal en estudiantes de Costa Rica.

El texto reúne, en sus 230 páginas, 27 experiencias educativas en el ámbito de la enseñanza de la historia que fueron desarrolladas por docentes de nuestro país, organizado en cuatro temáticas –Historia Universal, de América, de Costa Rica y Local–, según los objetivos y contenidos de los programas de estudio de Estudios Sociales del MEP en Tercer Ciclo y Educación Diversificada.

En la elaboración de las propuestas didácticas, se sigue la estructura metodológica que fue indicada en el curso virtual: introducción (con su objetivo general y los específicos), fundamentación didáctica y temática, relevancia, desarrollo (descripción su aplicación, fortalezas y debilidades, glosario, conclusiones y referencias bibliográficas).

Se trata de experiencias y textos desiguales, resultado del trabajo a distancia, mediante el desarrollo de actividades interactivas (chat, foros, wikis, videos, blog) en la plataforma de aprendizaje virtual denominada www.edusociales. cl (de similares características a la plataforma Moodle), que validó la actividad docente, la hizo tangible y replicable, y la transformó en una poderosa herramienta, para la construcción de nuevos aprendizajes significativos y pertinentes en el salón de clases, con enfoques innovadores en el ámbito de la enseñanza de la historia.

Yudi Herrera (2012), en el artículo introductorio al libro, indica que:Muchos científicos están comprometidos en comunidades virtuales, para crear, compartir y enseñar conocimiento... A este conocimiento se le ha denominado “conocimiento en red”... en estas comunidades aparece una especie de inteligencia emergente, donde la comunidad virtual desarrolla un conocimiento común construido mediante aportes individuales, pero que sobrepasa el conocimiento individual (pp. 16-17).

En suma, este curso virtual y su producto tangible, como es el libro, invitan a reflexionar sobre la importancia y factibilidad de que los docentes de Estudios Sociales puedan interactuar con académicos y pedagogos de otros países latinoamericanos, especialistas en la enseñanza de la historia y la geografía, para que se favorezca el fortalecimiento de la calidad educativa en el salón de clases desde la pedagogía crítica, por medio de la puesta en práctica de innovadoras estrategias y técnicas didácticas, para la construcción de nuevos aprendizajes y conocimientos, que propicien la interacción del estudiantado con su contexto natural y social, para la búsqueda de soluciones a los problemas de la comunidad y el país; cuestión que se delibera en los siguientes párrafos.

II. La enseñanza y aprendizaje de la historia en el salón de clases

La educación es el proceso continuo de enseñanza y aprendizaje de conocimientos y de desarrollo de capacidades y competencias que son requeridas por la sociedad, donde el estudiantado los socializa y los integra a sus ideales, posibilitando el surgimiento de nuevas expectativas en el corto y mediano plazos.

En tanto, Ana María Botey (2012), historiadora social centroamericana, indica que:
La historia es en esencia una explicación, una interpretación del por qué de los procesos históricos. La historia explica el por qué, las causas de los fenómenos históricos. Causas que siempre son múltiples y de diverso orden (económico, social, político y cultural). Los procesos deben interpretarse, valorar por qué sucedieron y a qué motivaciones respondieron. El conocimiento histórico es el único medio para la comprensión del presente y la construcción del futuro. En consecuencia, la enseñanza de la historia no debe perder de vista esa relación mutua entre pasado, presente y futuro.

Desde la asignatura de los Estudios Sociales de la educación secundaria, se debe priorizar la formación de ciudadanos pensantes, creativos, con habilidades y destrezas básicas (mínimas) en el campo académico y en el uso de la tecnología, que respondan a las exigencias del sistema globalizante y competitivo, pero enmarcada dentro de un enfoque humanista.

Se pretende inmiscuir a los estudiantes en los procesos de análisis y de investigación propios de la historia problema, pero de manera básica, mediante la formulación de preguntas generadoras. Ello significa enseñar a:

a) Establecer relaciones entre el presente y el pasado, para la construcción del futuro, con base en determinadas interrogantes.

b) Hacer uso de la cronología, instrumentos y códigos, para medir el tiempo histórico.

c) Representar en forma icónica el tiempo histórico.

d) Establecer relaciones de causa efecto del proceso histórico (causalidad histórica).

e) Hacer uso de la empatía histórica, para comprender sensaciones, motivaciones y puntos de vista de los personajes objeto de estudio.

f) Utilizar fuentes de información directa (primarias) e indirectas (secundarias) en el estudio del hecho histórico.

g) Correlacionar diferentes fuentes de información, para el análisis del hecho histórico.

h) Adquirir un vocabulario histórico básico en los ámbitos económico, social, político y cultural.

Con base en lo anterior, se procura contrastar las estrategias didácticas propuestas por los docentes de Estudios Sociales en primaria y secundaria de nuestro país, consignadas en el libro denominado Didáctica de la Historia, con el marco metodológico que se define en el artículo titulado “Los procedimientos en Historia. Una secuencia psicológica y lógica en la enseñanza de los Estudios Sociales”, escrito por F. X. Hernández i Cardona \ C. Trepat i Carbonell, tomado de Cuadernos pedagógicos.

El segundo documento propone 10 procedimientos para la enseñanza y aprendizaje de la historia, los que se confrontan con las propuestas didácticas del libro en cuestión, y que se detallan de la siguiente manera:

Con el primer procedimiento, denominado Categorías y nociones temporales, se procura el desarrollo de actividades de mediación docente que establezcan una relación entre el presente y el pasado, mirando hacia el futuro, donde se especifican los elementos de cambio según su reversibilidad, simultaneidad y continuidad durante diferentes duraciones históricas. En el libro se pueden consultar cinco ejemplos de propuestas didácticas que abarcan dichos procedimientos, los que se titulan:

Tras las huellas del pasado inca.

Aprendiendo del pasado: Civilizaciones antiguas de América.

Creando nuestro propio museo indígena en el colegio.

Una mirada al salón dorado, espejo de nuestra historia: guía didáctica para visitar el Museo de Arte Costarricense.

América Latina en el siglo XX.

El segundo procedimiento, titulado Cronología, instrumentos y códigos para medir el tiempo y el tiempo histórico, hace énfasis en: a) la lectura del reloj, para que se advierta respecto de las distintas magnitudes de las unidades de tiempo (día, noche, semana, mes, año, siglo, milenio, estaciones); b) la lectura del calendario, para que se diferencien las magnitudes de tiempo, sea en períodos y subperíodos, mediante la elaboración de cronologías, para ubicar hechos, personas y situaciones.

El tercer procedimiento, denominado Representación icónica del tiempo y del tiempo histórico, procura que se elaboren líneas de tiempo en forma de gráficos, para que representen la magnitud de los períodos y subperíodos, y coadyuven al establecimiento de las relaciones de causa (inmediata y lejana)efecto del hecho histórico que estén relacionados con hechos coyunturales o estructurales.

Del segundo y tercer procedimiento hemos escogido para el análisis ocho casos del libro en cuestión bajo los siguientes títulos:

Expansión comercial europea: del pasado a la acción.

La historia, imágenes para recordar.

Experiencias pedagógicas y Didácticas de los docentes: un viaje al pasado renacentista, propuesta para trabajar con estudiantes de 9o año de la educación general básica de Costa Rica.

El fin del socialismo en el mundo moderno.

El uso de Youtube como recurso didáctico para el estudio de la Revolución Industrial (9o Año).

La Costa Rica que tenemos hoy.

Nuestros primeros años de vida independiente a través de líneas de tiempo.

Conociendo mis orígenes y los de mi cantón.

El cuarto procedimiento, llamado Relaciones de causa efecto. Causalidad histórica, procura establecer relaciones lógicas de causa efecto en hechos de la vida cotidiana, a partir del entorno social y natural, además de que se imagine cómo podría haber sido un determinado hecho o situación histórica si se hubieran variado algunas de sus causas. También se pretende la identificación de las múltiples variables que pueden incidir como causas (inmediatas o lejanas) de un hecho histórico y las múltiples consecuencias (primarias o secundarias) que pueden desprenderse. Y que se distingan los tipos de causas (económicas, sociales, políticas, ideológicas, tecnológicas y otras) y los efectos del hecho histórico. Se pueden consultar dos ejemplos en el libro en cuestión:

Causas y consecuencias de la II guerra mundial (holocausto judío).

Una mirada diferente de estudiar la segunda guerra mundial.

El quinto procedimiento se denomina Empatía histórica. Tiene como objeto la explicación de emociones sensaciones, móviles y puntos de vista de los personajes según períodos históricos, la comprensión de puntos de vista de personajes históricos, prescindiendo de la simpatía o antipatía respecto a sus posiciones, el análisis de valores o actitudes en los cuales se han basado decisiones de personajes históricos, el estudio de las decisiones tomadas por algún personaje histórico, grupo o sociedad y proponer qué otras acciones alternativas habría podido desarrollar, y el uso de fuentes, documentos y testimonios históricos. Se pueden consultar dos ejemplos en el libro, titulados:

Robin Hood en la clase de historia.

Los derechos sociales, una visión amplia de la realidad nacional.

Con el sexto procedimiento, titulado Fuentes de información directas (primarias), se pretende la observación y clasificación de diferentes tipos de objetos o artefactos antiguos, el reconocimiento de algunos elementos o aspectos históricos presentes en el paisaje rural o urbano, el planteamiento de preguntas a personas que hayan sido testigos de un determinado hecho o situación histórica de interés, las reconstrucciones hipotéticas (a manera de ensayo) a partir del análisis de restos materiales fragmentarios del pasado o con base en elementos de un paisaje histórico que todavía se conservan en el presente. Entre los ejemplos que se pueden consultar en el citado libro están:

Documentando nuestra historia: reseña histórica de la Escuela La Palmita, Naranjo, 19932011.

Rescate del patrimonio histórico cultural del Liceo Mauro Fernández Acuña de Tibás.

Recorriendo mi ciudad en busca de historia.

El sétimo procedimiento, denominado Fuentes de información indirectas (secundarias) de primer tipo, pretende el análisis de fotografías, mapas, grabados, y láminas de otras épocas con el fin de extraer información, el estudio de textos sencillos de autores o instituciones de otros tiempos, preferentemente de historia local o nacional, el reconocimiento del valor de las autobiografías y libros de memoria como fuentes de información histórica. Ejemplos de la aplicación de este procedimiento que se pueden consultar en el libro en cuestión son:

Una mirada renovadora de la Historia Medieval a través del uso de las nuevas tecnologías en información.

Y así nació Costa Rica.

La campaña nacional 1856-1857: ¿Cómo la vivió el costarricense?

Innovación y la mente y en las aulas.

El octavo procedimiento, titulado Fuentes de información indirectas (secundarias) de segundo tipo, procura lo siguiente: a) que se consulten todo tipo de bibliografía y repertorios estadísticos, cartográficos, cuadros sinópticos y otros, para recabar información sobre un determinado hecho o situación histórica, b) que se analicen los contenidos de películas que aborden un determinado hecho histórico en toda su complejidad. Se encuentran cuatro ejemplos en el citado libro:


Cine e historia, una mirada al pasado: de la ficción a la realidad histórica.

La Revolución Mexicana: abordaje didáctico desde fuentes audiovisuales para un aprendizaje significativo.

El sétimo arte, una forma de redescubrir la historia.

Robin Hood en la clase de historia.

Con respecto al noveno procedimiento, llamado Correlación de diferentes fuentes de información, que procura clasificar, correlacionar y contrastar diferentes tipos de fuentes y documentos para el estudio de un hecho histórico, es importante detallar que no se encontraron ejemplos en el libro Didáctica de la Historia; posiblemente se deba a la falta recursos didácticos con que cuenta el profesorado, a problemas de capacitación docente en las herramientas que utiliza el historiador y al predominio del libro de texto (de editoriales privadas) en el salón de clases, como única fuente de consulta.

El último procedimiento se titula Adquisición y uso de vocabulario histórico. Pretende un amplio y correcto uso de términos referidos a los aspectos más abstractos de la historia (aspectos políticos, ideológicos, sociales, económicos y otros). Se advirtió que 19 de las 27 propuestas didácticas hacen énfasis en la aplicación de dicho procedimiento; posiblemente se deba al limitado vocabulario histórico que maneja el estudiantado de la educación secundaria, que presumiblemente en algunos casos afecta su desempeño escolar y la calidad de sus trabajos.

Finalmente, es importante indicar que los docentes de Estudios Sociales, en la aplicación de sus propuestas didácticas, utilizaron las siguientes técnicas:

1. De uso frecuente en el aula: lluvia de ideas, rompehielos, uso de cartografía (planisferio, mapa de América), investigación en fuentes impresas (libro de texto), lectura guiada, estudio dirigido, elaboración de maquetas, mapas conceptuales, cuadro comparativo, esquema resumen, cuadro síntesis, mesa redonda, exposiciones, heurística e historietas.

2. Propias del historiador: líneas de tiempo, líneas cronológicas, uso de mapas históricos, uso de un cuadro con criterios valorativos para la visita a un museo histórico (antes, durante y después), visitas a los hitos históricos de la comunidad, aplicación de entrevistas, recolección de fotografías (collage), registro de anécdotas, testimonios de personajes en el aula, lectura y análisis de fuentes, uso de la cartografía histórica, análisis de periódicos y canciones de la época.

3. Uso de la tecnología: indagación y proyección de secuencia de imágenes, diseño de un blog, elaboración de una página en Facebook, investigación documental en páginas web, uso de vídeos de carácter histórico (documentales), películas históricas (cineforo), visitas virtuales a museos, juegos online (pregunta generadorarespuesta en el menor tiempo posible y realimentación grupal), uso de programas como CmapTool, Microsoft Producer, Prezi o Power Point (exposiciones).

En suma, si bien la tecnología ha revolucionado la manera en que se desarrollan
los procesos de aprendizaje de la historia en el salón de clases, resulta esencial y prioritario seguir aprendiendo del manejo del instrumental que utiliza el historiador, para la comprensión e interpretación objetiva y pertinente de los procesos históricos.

Se pretende que se coadyuve en la construcción de nuevas expectativas en el estudiantado, de cara al futuro, en el marco de un enfoque humanista (solidario, inclusivo, equitativo, promotor de la justicia social, la defensa de los derechos humanos, la democracia participativa y la paz social), para la búsqueda de soluciones a los problemas de la comunidad y del país.

Araya, F. y Barquero, A. (2012). Didáctica de la Historia. Santiago: Editorial de la Universidad de la Serena, Colypro.

Araya, F. (2011). Metodología de la enseñanza de la historia. Santiago: Editorial de la Universidad de la Serena.

Carvajal, M., Cartín, J., Sequeira, W. (2008). “La historiaproblema y su didáctica”. En: Perpectivas, Edición 5, número 2. Heredia: Universidad Nacional, EUNA.

Ministerio de Educación Pública (2012). Programas de estudio. Estudios Sociales. Educación Diversificada. San José, Litografía e Imprenta LIL. S.A.

Hernández, F. X. y Trepat, C. (1991). “Los procedimientos en Historia. Una secuencia psicológica y lógica en la enseñanza de los Estudios Sociales”. En: Cuadernos de Pedagogía. Recuperado el 28 de octubre de 2012, de http:// www.escuelahistoria.fcs.ucr. ac.cr/contenidos/pdf/prochistor.pdf

Prats, P. (2011). Didáctica de la Geografía y la Historia. Barcelona: GRAO.

comments powered by Disqus